Trasvase con sustancias químicas.

Cargo del Autor:Trasvase con sustancias químicas.
RESUMEN

En las operaciones de trasvase de sustancias químicas, especialmente cuando se trasladan de un envase a otro productos o preparados peligrosos, es cuando se producen la mayoría de los accidentes: quemaduras, intoxicaciones, incendios, etc. El origen de estos problemas suele ser, casi siempre, el desconocimiento de los efectos nocivos de las sustancias que se manipulan y la ausencia de prácticas... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
ERGA - Formación Profesional 3
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• •••••••••••
En esta ocasión, la sección de Notas Prácticas trata el tema del trasvase de sustancias químicas. Se
incluyen los siguientes apartados: un conjunto de recomendaciones que constituyen el cuerpo teórico
del tema; un caso práctico; una serie de actividades didácticas que pueden desarrollarse a partir de dicho
caso y un apartado de legislación. Las propuestas didácticas son orientativas y tienen como finalidad el
que puedan ser utilizadas por el profesorado como herramientas de apoyo a la hora de abordar la ense-
ñanza en temas de prevención.
Notas
Prácticas
TRASVASE DE SUSTANCIAS QUÍMICAS
1 Tener información sobre las ca-
racterísticas de los productos quí-
micos antes de iniciar cualquier
operación con ellos: peligrosidad,
normas de seguridad, etc. Hay que
consultar las etiquetas de los enva-
ses y las fichas de datos de seguri-
dad (ver Erga-FP nº8).
2 Establecer procedimientos de
trabajo escritos que permitan reali-
zar las operaciones de trasvase con
seguridad. Ofrecer programas for-
mativos para que el personal que
trabaja con sustancias químicas ad-
quiera conocimientos y hábitos de
trabajo que le permitan un compor-
tamiento cada vez más seguro.
3 Trasvasar, en la medida de lo po-
sible, pequeñas cantidades de pro-
ductos; en el caso contrario, hay
que emplear una zona específica
para ello. Las sustancias peligrosas
se deben trasvasar en lugares fijos,
ventilados y con control de derra-
mes, limitando las operaciones ma-
nuales a las mínimas posibles.
4 Evitar el trasvase de sustancias por
vertido libre, salvo para envases de
pequeña capacidad. Se deben utilizar
embudos para llenar recipientes que
tengan la boca estrecha, trasvasar por
gravedad (vertido de una sustancia
desde un recipiente que esté más alto
que otro) utilizando un grifo regula-
dor del caudal o bien emplear siste-
mas mecánicos de bombeo.
5 Facilitar el manejo (inclinación)
de recipientes de tamaño mediano
(10-20 litros) instalando sistemas de
basculación mecánica, siempre que
también dispongan de un grifo para
efectuar los trasvases.
6 Cerrar siempre los recipientes
una vez extraída la cantidad de pro-
ducto que se necesita, volviendo a
dejar el envase en el mismo lugar
donde estaba almacenado.
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• •••••••••••
absorber líquidos inflamables,
puesto que es un polvo combustible
y aumentaría la inflamabilidad.
11 Utilizar guantes resistentes al
producto químico trasvasado y pan-
talla facial para evitar contactos con
esas sustancias, especialmente con
las corrosivas.
12 Trasvasar a velocidades lentas,
evitando las salpicaduras y las pro-
yecciones, cuando se trate de líqui-
dos o polvos inflamables. Las car-
gas electrostáticas que se generan en
las operaciones de fricción entre ma-
teriales diferentes constituyen un pe-
ligroso foco de ignición. Igualmente,
hay que evitar que se formen at-
mósferas peligrosas en el interior de
los recipientes eliminando la entrada
masiva de aire: llenar los recipientes
desde el fondo empleando embudos
adecuados para ello y aplicar, cuan-
do sea necesario, sistemas de
inertización (por ejemplo, nitrógeno).
Descripción:
7 Las sustancias inflamables y
tóxicas deben trasvasarse en luga-
res bien ventilados y, preferente-
mente, bajo sistemas de extracción
localizada que capten los contami-
nantes que se desprendan en su mis-
mo punto de emisión.
8 Emplear sistemas mecánicos de
pipeteado y dosificación de peque-
ñas cantidades de líquidos (peras,
émbolos o bombas).
9 Disponer de sistemas de visuali-
zación o indicadores de nivel para
saber cuándo se está completando la
carga de un recipiente y de ese modo
evitar derrames o salpicaduras.
1O No absorber los derrames de
sustancias peligrosas con trapos o
papel, aunque se lleven guantes; hay
que prever sustancias neutra-
lizadoras para cada caso y abundan-
te agua para la limpieza. En ningún
caso debe emplearse serrín para
CASO PRÁCTICO
O PRÁCT
Marisa abre la puerta de una habitación que hay
junto al laboratorio de la escuela donde ella y
Óscar, el chico que la acompaña, están estudiando el primer año de quími-
cas. Este cuarto se usa como almacén y en él se guardan todos los materia-
les que los estudiantes necesitan para las prácticas.
-Óscar, abre la luz que aquí no se ve nada -dice Marisa al entrar-. El
recinto tiene unas dimensiones muy reducidas y no dispone de ninguna
ventana.
Una vez en su interior, los chicos cierran la puerta y Óscar le pregunta a
Marisa: -¿Qué es lo que ha dicho el “profe” que tenemos que preparar para
las prácticas de esta tarde?
-Siempre estás en la luna, Óscar -responde la chica-. Menos mal que yo
lo he anotado. Hay que llevar clorhídrico,
etanol, hidróxido sódico y éter.
-Mira, el clorhídrico está en este estante -
dice Óscar-. ¡Menudo garrafón! Mientras yo
lo pongo en este otro recipiente, tú buscas el
etanol.
Óscar coge el bidón de clorhídrico, lo abre
y lo pone en el suelo junto a otro envase más
pequeño. En ese momento, se da cuenta de
que no podrá hacer fácilmente el trasvase
porque el garrafón cuesta mucho de mane-
jar y la boquilla de entrada del otro bidón es
muy estrecha. Se lo comenta a Marisa, mien-
tras fisgonea en busca de algo que le solu-
cione el problema.
-¡Ya lo tengo! -dice Óscar mostrando una
cubeta de plástico rectangular que tenía en
la mano-. Aprovecharé que esto tiene un ca-
nal de desagüe en el vértice y lo utilizaré
como si fuera un embudo.
-¡Vigila, el clorhídrico es peligroso! -responde Marisa-. ¿Has leído la eti-
queta? Deberías ponerte guantes.
-No hace falta. Esto es poca cosa y lo hago en un momento.
Óscar pone la cubeta sobre el suelo, coge el bidón de clorhídrico con
las dos manos, lo inclina y empieza a verter el líquido sin ningún cuida-
do. El abundante chorro que sale golpea contra el fondo de la cubeta
produciendo pequeñas salpicaduras que caen sobre la mano izquierda
de Óscar. El chico nota de inmediato las quemaduras y lanza un excla-
mación de dolor.
Marisa en aquel momento estaba terminando de llenar una botella con
el etanol de otro envase que tenía la boquilla en forma de “pico”. Sorpren-
dida por el grito de Óscar, Marisa suelta el envase del etanol y éste se de-
rrama por encima del armario de los pro-
ductos inflamables sobre el que estaba rea-
lizando el trasvase. Asustada, se dirige ha-
cia Óscar y le dice que tiene que ponerse
inmediatamente abundante agua en la
mano. Los dos estudiantes salen del peque-
ño almacén y van hacia la fuente de agua
que hay instalada en el laboratorio de prác-
ticas. Óscar, con la mano debajo del grifo,
se queda allí y Marisa vuelve al cuartito
para recoger los “estropicios” y terminar el
trabajo que les habían encargado. Mientras
está acabando de recoger el etanol con el
papel secante que había cogido del labora-
torio empieza a sentirse un poco mareada.
Sale del almacén y se apoya en la pared del
pasillo. El profesor de prácticas la ve y co-
menta:
-¿Ocurre algo? Estás muy pálida.
-Verá, resulta que....
E. Mitjans
En las operaciones de trasvase de sustancias químicas, especialmente cuando se trasladan de un envase a otro productos o preparados peligrosos, es
cuando se producen la mayoría de los accidentes: quemaduras, intoxicaciones, incendios, etc. El origen de estos problemas suele ser, casi siempre, el
desconocimiento de los efectos nocivos de las sustancias que se manipulan y la ausencia de prácticas de trabajo seguras. Cualquier acción preventiva del
riesgo químico debe basarse en la información y señalización de la peligrosidad de los productos, en el diseño de los locales, los equipos y las instalacio-
nes y en el establecimiento de sistemas seguros de trabajo. A continuación presentamos una serie de medidas que pueden ayudar a prevenir accidentes en
operaciones de trasvase de sustancias químicas que son aplicables tanto en las grandes industrias como en las pequeñas empresas o laboratorios.
MEDIDAS PREVENTI
V
MEDIDAS PREVENTI
V
MEDIDAS PREVENTIVAS
S PREVE

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA