• La valoración del daño corporal en hechos de la circulación. Comentarios a las primeras sentencias del Tribunal Constitucional

Editorial:
Dykinson
Fecha publicación:
2003-02-07
Autores:

ISBN:
848155782X

Descripción:

Los medios de comunicación dedicaron muy poco espacio (incomparablemente menor que el habitualmente reservado a acontecimientos deportivos o de cotilleo social de mínima magnitud) a dar noticia de una resolución, la Sentencia 181/2000, de 29 de junio de este año 2000, del Pleno del Tribunal Constitucional, esperada desde hace mucho tiempo por los sectores jurídicos y económicos especializados.

Su tardanza había producido la habituación de esos sectores a una situación estancada, caracterizada por una dispersión de criterios en la aplicación práctica de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, incomparablemente superior, por cierto, a aquélla a que sus patrocinadores aseguraron y siguen asegurando haber pretendido -con tanta afirmada buena voluntad como probada mala fortuna- poner fin.

Al día siguiente de conocerse la sentencia, se produjo el mismo fenó-meno que se da inmediatamente después de sabidos los resultados de cualesquiera elecciones. La resolución parecía haber dado la razón a todos los más o menos interesados en el caso. Las entidades aseguradoras y los panegiristas del Sistema resarcitorio enfatizaban, con razón, que el honor (o sea, la constitucionalidad) de aquél había quedado salvado, puesto que se declaraba que el Sistema, en su conjunto, no era contrario a nuestra Ley Fundamental (Reglero, 2000; Medina, 2000-1 y 2000-2; Soto Nieto, 2000- 1 y 2000-2; Martínez Nieto, 2000); y sus detractores ponían de relieve que había recibido un golpe importante, primero de una predecible serie de ataques futuros que terminarían por dejar exangüe ese sistema que consideraban inicuo y fruto de la imposición del prepotente grupo de presión constituido por las empresas que operan en el ramo (Arnaldo, 2000); mal augurio propiciado, por lo demás, por los pesimistas pronósticos de algunos de los votos particulares disidentes que completaron el criterio de la mayoría del Tribunal Constitucional.

El extraño caso de la sentencia 244/2000, de 16 de octubre, de la sala primera del Tribunal Constitucional