Tendencias futuras en salud y seguridad en el trabajo: Nuevas tecnologías, automatización y estrés

Autor:Antonio López Peláez y Miguel Krux
Páginas:5
Cargo:UNED-GETS y VDI-TZ
 
CONTENIDO

Introducción

La evolución de los riesgos laborales relativos a salud y seguridad en el trabajo se ha convertido en un asunto importante en la UE. La Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo ha llevado a cabo diversas actividades de investigación y difusión que analizan la relación entre la salud y la seguridad en el trabajo y factores como las posibilidades de empleo, la implantación de nuevas tecnologías, las minusvalías y la formación. La rápida expansión tecnológica, los cambios sociales y la naturaleza cambiante del trabajo han impulsado a la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo a abordar la cuestión de las futuras necesidades y prioridades en materia de investigación en salud y seguridad laboral en los estados miembros de la Unión Europea (EASHW, 2001).

La importancia de los riesgos laborales está reconocida en toda Europa, y la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo ha llevado a cabo diversas actividades de investigación y difusión en las que se analizan la salud y la seguridad en el trabajo.

Los resultados obtenidos en las tres encuestas europeas realizadas por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo muestran cómo la exposición a los riesgos físicos en el trabajo, la intensificación del propio trabajo y las demandas de flexibilidad durante los periodos de formación, continúan entre las principales causas de problemas de salud laboral en la Unión Europea. La transformación de las condiciones de trabajo (OIT, 2001) que se ha producido por la interacción entre las nuevas tecnologías y los nuevos patrones organizativos es el origen de los nuevos riesgos que demandan medidas institucionales específicas para reducir su impacto en la salud de los trabajadores. Por tanto, la prevención de los posibles riesgos se convierte en una herramienta estratégica, en tanto en cuanto nos permite hacer frente a la cambiante situación del mercado laboral, suscitando un debate sobre las medidas que hay que tomar para reducir los posibles impactos negativos provocados por los cambios que se están produciendo en la actualidad.

Siguiendo el enfoque prospectivo de la evolución de los riesgos laborales para la salud y la seguridad, este artículo se centra en la evolución de las tendencias relativas a los factores estresantes producidos por la incorporación de sistemas robotizados y automatizados en el trabajo. La robótica se está difundiendo rápidamente, con un incremento espectacular en el uso de robots en la Unión Europea. Durante los últimos cinco años, las ventas de robots se han incrementado en más del 15% al año. Durante el año 2000, las ventas de los fabricantes de robots han aumentado un 20% en los países de la UE, en comparación con el número de unidades vendidas en 1999 (IFR, 2001). En Suecia, por ejemplo, las ventas aumentaron un 56% y en España, un 39%. Los impactos de la robótica en la gestión y en las condiciones de trabajo tendrán efectos tanto en la fabricación como en los servicios en los próximos años (López y Krux, 2000). Esta tendencia, por tanto, influirá en la evolución de la tasa de accidentalidad laboral. En efecto, una de las razones para invertir en robots es automatizar los trabajos que impliquen riesgos graves para la salud de las personas.

La robótica y la automatización se están difundiendo rápidamente en la Unión Europea, y aunque la automatización generalmente reduce la exposición de los trabajadores a los peligros directos, también crea condiciones de trabajo nuevas que pueden incrementar factores como el estrés

La automatización avanzada reduce los riesgos físicos y el número de accidentes laborales. Sin embargo, crea unas condiciones de trabajo nuevas que tienen efecto sobre los factores psicológicos y sociales relacionados con el estrés. Este artículo presenta algunos resultados de investigación prospectiva basada en el método Delphi, que nos permite acercarnos a las predicciones de los expertos sobre la evolución de estos factores de riesgo, y proponer en relación con esta probable evolución un conjunto de medidas para mejorar las condiciones laborales de salud y seguridad en este contexto cambiante.

Condiciones de trabajo y nuevos factores de riesgo en la Unión Europea

La evolución de las condiciones de trabajo en la Unión Europea en los últimos diez años revela una transformación del entorno laboral hacia otro que se caracteriza por una mayor presencia de las nuevas tecnologías, un ritmo de trabajo más rápido (que está aumentando en todos los estados miembros: los trabajadores trabajan más deprisa y con plazos más cortos), una mayor autonomía en el trabajo y un mayor número de tareas que implican una mayor tensión para los trabajadores (es decir, las tareas tienden a producir más estrés). La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo ha llevado a cabo tres encuestas sobre las condiciones laborales en la Unión Europea (1990, 1995, 2000). En la encuesta realizada en 2000 se obtuvieron los resultados que aparecen en la Tabla 1.

Tabla 1. Principales conclusiones sobre las condiciones de trabajo en la Unión Europea

Existe una relación directa entre los problemas de salud y las condiciones de trabajo adversas; en particular, las derivadas de tareas duras y repetitivas.

La exposición a factores de riesgo físico (ruido, vibraciones, sustancias peligrosas, calor, frío, etc.) todavía es frecuente, así como los puestos de trabajo mal diseñados (manejo manual de cargas pesadas y posturas incorrectas).

El trabajo se está haciendo cada vez más intensivo: más del 50% de los trabajadores trabajan a un ritmo rápido y con plazos muy cortos durante, al menos, el 25% de su horario laboral.

El personal que trabaja con ordenadores se ha incrementado: del 39% en 1995 al 41% en 2000.

La flexibilidad laboral se ha extendido: en la jornada laboral (trabajo por turnos, trabajo a tiempo parcial), en el horario laboral (versatilidad, trabajo en equipo, capacitación) y en la inestabilidad en el empleo (el 18% de los trabajadores tiene contratos temporales).

Trabajo temporal: se firman más contratos temporales o a través de agencias de empleo temporal y, en consecuencia, estos trabajadores se sienten más expuestos a los riesgos que los que tienen trabajos fijos.

Fuente: Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (2001): Third European Survey on Working Conditions, Dublín.

Cuando se analizan desde un punto de vista prospectivo las tendencias probables de las condiciones de trabajo en el futuro, hay que destacar dos características. Primero: es de esperar que el número de robots y de sistemas automatizados en el trabajo aumente tanto que invadan todas las áreas de la actividad económica (López Peláez, 2000b). Segundo: cuando se analizan las futuras necesidades y prioridades en el campo de la salud y seguridad laboral en los estados miembros de la Unión Europea, los factores psicológicos y sociales son de suma importancia. Los datos obtenidos en la Tercera Encuesta Europea sobre Condiciones Laborales son muy explícitos en este sentido: en 2000, más de la mitad de los trabajadores manifestaba que trabajaban a un ritmo rápido y con plazos cortos. Más de dos quintos de los trabajadores decían que no tenían tiempo suficiente para realizar su trabajo. En el caso del estrés, más del 40% de los encuestados expresaba que trabajaban constantemente a un ritmo acelerado y con plazos muy ajustados.

De acuerdo con los resultados de estas encuestas, y de acuerdo con el informe europeo 'Necesidades y prioridades futuras de la investigación sobre salud y seguridad laboral en los estados miembros de la Unión Europea' (EASHW, 2000), los principales riesgos en el medio laboral son los relacionados con los factores psicológicos y sociales, la ergonomía, los peligros químicos y otros riesgos en cuanto a seguridad (Tabla 2).

(Tabla 2. Prioridades generales de la investigación en salud yseguridad laboral en los estados miembros de la Unión Europea. Omitida)

Prevención de nuevos riesgos: factores clave en una nueva estrategia comunitaria para la seguridad y salud laboral

Reducir los riesgos laborales en cuanto a salud y seguridad es algo más que una necesidad ética. Debería destacarse también que una política ambiciosa de seguridad y salud laboral es un factor clave para incrementar la competitividad y el bienestar en el trabajo. La ausencia de una política de este tipo entraña un elevado coste social y económico. Por tanto, es esencial prever cualquier riesgo que pueda surgir en el entorno laboral ya provenga de innovaciones técnicas o de cambios de tipo organizativo si queremos asegurar el control de los riesgos, planificando respuestas y políticas institucionales para mejorar el bienestar en el trabajo.

Para conseguir un entorno laboral más sano y seguro, la prevención de riesgos debe abordarse de forma que se tengan en cuenta tanto los cambios en las condiciones físicas de trabajo como en la forma en que se organiza el trabajo

Para conseguir un entorno laboral más sano y seguro, la prevención de riesgos debe abordarse de forma que se tengan en cuenta tanto los cambios en las condiciones físicas de trabajo como en la forma en que se organiza el trabajo (debido al impacto de las nuevas tecnologías). Mejorar las condiciones de trabajo exige la consolidación de la prevención de riesgos mediante la combinación de una investigación prospectiva con otros instrumentos políticos tales como la legislación, el diálogo social, los ejemplos de buenas prácticas, la responsabilidad social de las empresas y los incentivos económicos. También se requieren esfuerzos cooperativos en los que intervengan todos los agentes implicados en el campo de la salud y la seguridad (COM (2002) 118, 03/11/02). Entre los diversos objetivos relativos a la promoción de constantes mejoras en el mercado laboral se encuentra precisamente el análisis de nuevos riesgos, en particular de los relativos a la interacción de agentes químicos, físicos o biológicos y los relacionados con las condiciones de trabajo (riesgos económicos, psicológicos y sociales ) (Véase tabla 3).

En este sentido, para obtener resultados, la investigación en el campo de la seguridad y salud laboral podría centrarse en: Primero, la vigilancia constante de los riesgos. Segundo, la coordinación de varios centros de investigación para que sea posible implantar medidas prácticas que permitan resolver los problemas y prever nuevos riesgos (mediante la puesta en práctica de estrategias de formación y adaptando las normativas con vistas a elevar los niveles de seguridad y reducir los riesgos laborales). Tercero, la transferencia de resultados de investigación relevantes a las empresas.

Las propuestas concretas que nacen de la investigación pueden contribuir a prever los riesgos específicos que surgen de la difusión de la robótica y la automática. Esto se produce tanto en la industria como en las empresas públicas, y sobre todo en los campos que requieren una formación inicial y continua, y en la regulación de los tiempos de descanso adecuados a la mayor intensidad en el trabajo. Respecto a los robots domésticos, los riesgos derivados de su alimentación de energía y de su movilidad deberían estudiarse mediante una legislación marco que tenga en cuenta sus características y que defina normas para todos estos robots. Este enfoque permitiría prever cualquier posible problema derivado del uso más extendido de los robots domésticos y evitar cierto enfoque ad hoc que ha sido característico en la introducción de otras tecnologías.

(Tabla 3. Objetivos de la política de la Unión Europea para mejorar la seguridad y la salud en el trabajo. Omitida)

Una de las principales contribuciones de los robots a la fabricación industrial es su capacidad para realizar tareas en condiciones peligrosas y entornos hostiles. Satisfacer las reglas de seguridad laboral en el trabajo suele ser un factor importante a la hora de decidir la instalación de robots.

Mejoras en la salud y la seguridad mediante la automatización avanzada: tendencias para el año 2010.

Una de las principales contribuciones de los robots a la fabricación industrial es su capacidad para realizar tareas en condiciones peligrosas y entornos hostiles. Satisfacer las reglas de seguridad laboral en el trabajo y reducir los riesgos inherentes a ciertos trabajos (como la soldadura o la pintura en la fabricación de automóviles) son dos de los principales objetivos al invertir en robots industriales. Por ejemplo, con los robots que pintan a pistola se evita la exposición de los trabajadores a sustancias peligrosas, se consiguen superficies mejor terminadas, se gasta menos pintura, hay que retocar menos y hay menos desechos. Diversas investigaciones indican una disminución en el número de accidentes de trabajo, a la vez que se incrementa el riesgo de peligros laborales derivados de las características de los sistemas tecnológicos y de las condiciones de trabajo. En las cadenas de montaje, 'cuando se incorpora un robot o una máquina a una cadena de montaje con operarios humanos, hay que ser conscientes de que es el trabajador el que se tiene que acompasar con la máquina. Esto puede ser realmente difícil (...) Es obvio que el diseñador y el montador deben conocer los principios ergonómicos para mantener la fatiga y la tensión de los trabajadores a niveles mínimos' (Knight, 1989: 2146). Por otra parte, las investigaciones realizadas en los ochenta demuestran que 'los sistema automatizados tienen un excelente nivel de seguridad, en comparación con los sistemas de trabajo intensivo a los que sustituyen' (Knight, 1989: 2146).

Las encuestas recientes sobre el uso de robots en la fabricación de vidrio, cerámica y otros materiales de este tipo han demostrado que 'el uso de sistemas automatizados para eliminar la manipulación manual de los materiales resulta vital en la prevención de lesiones ergonómicas. La automatización redujo los esfuerzos ergonómicos y las graves lesiones por laceración relacionadas históricamente con la manipulación manual de los materiales (por ejemplo, vidrio liso) por parte del operario' (Hellerstein, Bender, Hadley y Omán, 1999: 843). No obstante, las características tecnológicas de los robots originan nuevos riesgos: 'El mayor uso de robots y la automatización de los procesos introduce riesgos que son característicos de los equipos móviles y de los aparatos eléctricos, lo que transforma el tipo de peligro o lo transfiere a otros operarios (Hellerstein, Bender, Hadley y Omán, 1999: 843).

Los principales factores de riesgo nuevos, originados por trabajar en un entorno altamente automatizado, son la mayor intensidad, el ritmo de trabajo y la carga de trabajo, que entre todos tienden a incrementar el estrés.

Los resultados de nuestra investigación prospectiva (López Peláez, 2001) coinciden con las pruebas empíricas sobre la evolución de las condiciones de trabajo y de los riesgos relacionados con la salud y la seguridad laboral. El principal factor de riesgo es la mayor intensidad, el ritmo de trabajo y la carga de trabajo, que entre todos tienden a incrementar el estrés. La robótica reduce los riesgos físicos derivados de un entorno de trabajo hostil e inaccesible, y el contacto con materiales tóxicos que implican riesgos graves para la salud y la seguridad laboral. Los nuevos robots para la fabricación y los servicios tienen por finalidad la automatización de este tipo de trabajos (en la construcción así como en la investigación submarina, espacial o nuclear), o en campos en los que los robots se han utilizado tradicionalmente, como la fabricación de automóviles, donde realizan tareas en condiciones peligrosas o en las que hay que utilizar materiales tóxicos. El mercado de los robots ha crecido espectacularmente en los últimos años y la tendencia probablemente va a continuar en el futuro previsible. Dada la presencia cada vez mayor de robots en todos los sectores de la economía hay que tener en cuenta el trabajo prospectivo, con el fin de trazar estrategias para mejorar la salud y la seguridad en un contexto caracterizado por una presencia masiva de sistemas automatizados. Como se ha observado, hay nuevos riegos asociados a las estrategias para aplicar los sistemas automatizados. Nuestra investigación ha demostrado que mientras hay una reducción en los riesgos físicos inmediatos derivados de la manipulación manual de objetos y sustancias peligrosos, se produce un incremento en los riesgos derivados de las nuevas condiciones de trabajo (Tabla 3).

(Tabla 4 omitida)

Los factores estresantes derivados de la automatización tienen que ver con el entorno físico, las características del trabajo, la forma de realizar las tareas, las relaciones sociales en el trabajo, las estructuras y oportunidades de promoción y las estructuras organizativas de la empresa

Factores estresantes y automatización avanzada

La investigación empírica en nuevas tecnologías especialmente la relativa a la robótica y la automatización avanzada en relación con la salud y la seguridad laboral muestra un incremento en los niveles de estrés entre los que trabajan en entornos altamente automatizados (López Peláez, 2000a). Los factores estresantes se pueden agrupar en tres grandes grupos (Peiró, 1999): el entorno físico y las características del trabajo; la forma de realizar las tareas, las relaciones sociales en el trabajo y el desarrollo de una carrera profesional en la empresa; y por último, las estructuras organizativas y el entorno en el que se lleva a cabo la actividad. Los expertos que intervinieron en el estudio destacaron que la robótica y la automatización tendrán efectos sobre estos tres grupos de factores estresantes y crearán un nuevo contexto que será necesario tener en cuenta a la hora de desarrollar estrategias para abordar los riesgos laborales asociados al estrés. En este sentido, los expertos previeron un trabajo cada vez más variado y gratificante, y una reducción de los conflictos laborales; dos hechos que, en principio, pueden reducir los factores estresantes (Tabla 5). No obstante, como se puede observar en la tabla 6, existen otros impactos producidos por la difusión de la robótica y la automatización avanzada que nos sitúan en un contexto en el que los niveles de estrés es probable que aumenten, como resultado de los factores estresantes inherentes a la automatización.

(Tabla 5 y 6 omitidas)

Las medidas para mitigar los posibles impactos de la difusión de la robótica deben centrarse tanto en las empresas que instalan estos sistemas como en el contexto global de una sociedad tecnológicamente avanzada donde existen niveles cada vez más elevados de automatización.

Los expertos participantes en el estudio destacaron que, para reducir los impactos negativos de la robótica, es necesario tomar medidas específicas a dos niveles: el de las empresas que adoptan estos sistemas, y en el contexto global de una sociedad tecnológicamente avanzada, donde existen niveles cada vez más elevados de automatización.

En cuanto a la situación del empleo y las empresas que instalan robots y sistemas de trabajo automatizados, será necesario incrementar los niveles de capacidad, responsabilidad y formación técnica de los trabajadores; al mismo tiempo, será necesario poner en marcha programas de formación continuada y reciclaje. Las necesidades de formación aumentarán y es necesario implantar un proceso de adaptación continua al sistema y a las nuevas condiciones de trabajo. El objetivo de este proceso es conseguir una transformación progresiva que dé lugar a un compromiso con la automatización. Según los expertos, el proceso consta de tres fases: en la primera, habrá más conflictos hasta que los trabajadores se acostumbren a la nueva situación; en la segunda, se llegará a una etapa de acomodación/negociación de las cuestiones técnicas y sociales, a fin de hacer posible que las personas se adapten a los nuevos trabajos y al nuevo medio; en la tercera fase, se conseguirá una participaciónaceptación activa (con propuestas de nuevas directrices basadas en el consenso, y con mejoras de los sistemas instalados), lo que dará lugar a un mayor compromiso con la automatización, tanto por parte de los trabajadores como de las empresas.

Para la sociedad en su conjunto, la robótica y la automatización avanzada fortalecerán la productividad, mejorando la calidad y el precio de los productos y servicios y favoreciendo la transición hacia una sociedad del ocio.

En una sociedad globalizada, hay que tener en cuenta que los impactos previsibles de la robótica y la automatización avanzada mejorarán la productividad global del sistema económico y mejorarán la calidad y el precio de los bienes y servicios, favoreciendo la transición hacia una sociedad del ocio. No obstante, al mismo tiempo que estos impactos positivos, la automatización de mayor número de tareas en un abanico cada vez más amplio de sectores dará lugar a cambios significativos en la situación de gran cantidad de trabajadores. Obviamente aumentará el desempleo en los campos en los que se introduzcan los robots y los sistemas de trabajo automatizados. Y es posible que las nuevas necesidades de conocimientos impidan encontrar empleo a los trabajadores con una formación menos adecuada. Por eso, además de las estrategias de tipo organizativo dirigidas a mejorar las condiciones de trabajo en las empresas con un elevado grado de automatización, es necesario tomar decisiones políticas con el fin de mitigar los impactos negativos de la automatización. Entre ellas se pueden citar las pensiones para los grupos excluidos, mejorar el estado del bienestar de los que han perdido su empleo a causa del contexto cambiante o financiar programas de formación técnica para incrementar las posibilidades de encontrar empleo de los que han sido desplazados por la automatización.

Conclusión

Las nuevas tendencias de las condiciones de trabajo en el contexto de una revolución tecnológica y un cambio organizativo generalizado suponen un reto al que se tendrán que enfrentar los responsables políticos y los agentes sociales con el fin de evitar la fragmentación del mercado de trabajo, algo que los expertos prevén como probable si no se toman las medidas adecuadas (Tezanos, 2001B). En el caso específico de los accidentes y enfermedades laborales, una estrategia dirigida a mejorar la salud y la seguridad en el trabajo tiene que tener en cuenta los nuevos riesgos y oportunidades derivados de la introducción de la robótica y la automatización avanzada. También es necesario tener en cuenta las previsiones relativas a la difusión de los robots de fabricación y los robots de servicio en el futuro próximo, y la experiencia acumulada a lo largo de 30 años en cuanto a la implantación y el uso de robots industriales.

El análisis de los factores estresantes subraya la importancia de las políticas coordinadas a nivel europeo, en tres áreas principales (Tabla 6): en primer lugar, la formación continuada; en segundo lugar, la regulación de la jornada laboral teniendo en cuenta una mayor intensidad de la carga de trabajo (y la eliminación de descansos informales); y en tercer lugar, la regulación y normalización de los robots de servicio, teniendo en cuenta los riesgos derivados de su uso en los contextos domésticos, dada su capacidad de movimiento y su alimentación eléctrica.

Cuadro 1. Estrategias para mejorar las condiciones de salud y seguridad laboral en un contexto caracterizado por la difusión de la automatización avanzada en la industria ylas empresas públicas

Trabajadores con mayor nivel de formación, sobre todo en el campo de la automatización y la robótica.

Formación continuada orientada no sólo al conocimiento de nuevas tecnologías sino a la capacitación laboral de los trabajadores que les permita asumir más tareas y funciones, adaptándose al nuevo entorno de trabajo. La formación debe ir dirigida a incrementar la capacidad de los trabajadores para hacer frente a las nuevas necesidades de los sistemas de trabajo y a los niveles de estrés.

Regulación de la jornada laboral y de los periodos de actividad, teniendo en cuenta la mayor intensidad del trabajo, las nuevas cargas de trabajo y la saturación del trabajador debido al uso de robots y sistemas de trabajo automatizados. Establecer periodos de descanso que sustituyan a las estrategias de descanso informales (que tienden a desaparecer en los entornos de trabajo altamente automatizados en los que el operario está obligado a seguir el ritmo de la máquina).

Establecimiento de normas para regular el uso de robots en nuevos sectores de la actividad económica (limpieza y mantenimiento de edificios, seguridad, hostelería, construcción, agricultura, salvamento y trabajos domésticos) mediante la creación de productos normalizados para reducir al mínimo los riesgos que puedan derivarse de su uso: accidentes relacionados con su capacidad para desplazarse y su alimentación eléctrica.

Promoción de programas de formación y capacitación destinados a los operarios de aquellas actividades en las que se van implantando los robots, no sólo de los sectores que tradicionalmente ya utilizaban robots en la fabricación.

Para resumir, la situación ideal sería incrementar el nivel de formación y versatilidad de los trabajadores y, al mismo tiempo, adoptar las disposiciones destinadas a reducir los probables impactos negativos de la robótica sobre los riesgos relativos a la salud y la seguridad laboral.

Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo (EASHW), Necesidades y prioridades futuras de la investigación sobre salud y seguridad laboral en los países miembros de la Unión Europea, Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas, 2000. Luxemburgo (http://agency.osha.eu.int/publications/reports/resprior/)

Federación Internacional de Robótica (IFR) World Robotics 2001, Nueva York/Ginebra, Naciones Unidas, 2001

Fundación para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, Third European Survey on Working Conditions, Dublín, 2001.

Häder, M. y Häder, S. (Hrsg.) Die DelphiTechnik in den Sozialwissenschaften. Methodische Forschungen und innovative Anwendungen, Wiesbaden, Westdeutscher Verlag, 2000.

Hellertein, J.P., Bender, J., Hadley, J.G. y Hohman, C.M. (1999): Vidrio, cerámica y materiales afines, en OIT 'Enciclopedia de salud y seguridad en el trabajo', Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1999, pp. 842843.

Knight, A.L., Robots y maquinaria de producción automática, en OIT (1989): 'Enciclopedia de salud y seguridad laboral en el trabajo', Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1989, pp. 21432147.

López Peláez, A., 'Nuevas tecnologías y sociedad actual: el impacto de la Robótica', Tesis doctoral, Madrid, UNED, 2001.

López Peláez, A. (2000 a): Prospectiva, Robótica Avanzada y Salud Laboral, en 'Prevención, Trabajo y Salud. Revista del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo', nº 6, Madrid, 2000, pp. 1421.

López Peláez, A. (2000 b), Towards a New Work Pattern? Trends of Automation and Robotics Systems in Manufacturing and Services, en 'Robotics', (Revista de la Federación Internacional de Robótica), nº 40, 2000, pp. 810.

López Peláez, A. y Krux, M., Impactos sociales de la robótica y de la automatización avanzadas en el año 2010, The IPTS Report, (editado y publicado por el Instituto de Prospectiva Tecnológica, Comisión Europea), nº 48, 2000, pp. 3643.

Oficina Internacional del Trabajo (2001): World Employment Report 2001. Life at Work in the Information Economy, OIT, Ginebra.

Peiro, J.M (1999): Desencadenantes del estrés laboral, Madrid, Pirámide.

Schraft, R.D., Schmierer, G., Service Robots: products, scenarios, visions, Nueva York, AK Peters Ltd. 2000.

Tezanos Tortajada, J.F. (2001 a): La sociedad dividida. Estructuras de clases y desigualdades en las sociedades tecnológicas, Madrid, Biblioteca Nueva, 2001.

Tezanos Tortajada, J.F. (2001 b): El trabajo perdido. ¿Hacia una sociedad postlaboral?, Madrid, Biblioteca Nueva, 2001.

Weichbrodt, B. 'Industrial Development in Robotics', en IFR (2000): World Robotics 2000, Nueva York/Ginebra, Naciones Unidas, 2000, pp. IXX.

Ziglio, E. The Delphi Method and its Contribution to DecisionMaking, en Adler, M. y Ziglio, E. (1996): 'Gazing into the Oracle. The Delphi Method and its Application to Social Policy and Public Health', Londres, Jessica Kingsley Publishers, 1996, pp. 333.

Contactos

Dr. Antonio López Peláez, UNED

Tel.: 34 91 398 70 83, fax: 34 91 398 76 53, correo electrónico: alopez@poli.uned.es

Miguel Krux, VDI

Tel.: 49 21 162 14 46, correo electrónico: krux@vdi.de

Dimitris Kyriakou, IPTS

Tel.: 34 95 448 82 98, fax: 34 95 448 83 39, correo electrónico: dimitris.kyriakou@jrc.es