Jouannet, Emmanuelle, Emer de Vattel et l émergence doctrínale du droit inter-national classique, París, Editions A. Pedone, 1998.

Autor:Pablo Gutiérrez Vega
Páginas:738-742
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 738

Peut-étre mon livre aura-t-ilplus d'une édition. Cette esperance n'estpas trop presomptueuse, puisque je nefais tirer que mille deux cents exemplaires. El exceso de inmodestia editorial de que Emer de Vattel hace gala en la epístola a uno de sus corresponsales a propósito de la primera edición de su producción de madurez viene cargado de tintes premonitorios. Su obra cumbre 1, la que viene a justificar el presente estudio de Emmanuelle Jouannet, alcanza un grado de difusión editorial tan sólo parejo a su mediata, aún ciertamente dispar, proyección como argumento de autoridad doctrinal en ambos hemisferios.

El despliegue de erudición de Jouannet precisa de ciertos preliminares de referencia. Vaya por delante el discreto interés que nuestra disciplina histórico-jurídica ha demostrado en el pasado por el desenvolvimiento doctrinal de un derecho de gentes que se meta-morfosea en ley de naciones para devenir derecho internacional público. Se trata de un segmento del espectro histórico tradicionalmente colonizado por los internacionalistas, celosos del pedigree exquisitamente hispánico de unos prolegómenos doctrinales, los de la Escuela Española del Derecho Internacional, que se entiende cuajan ya en los siglos XVI y XVII en rasgos definitorios de la fisionomía actual del derecho internacional público. Se toma, en fin, la crisálida por imago. El vértigo que producen pronuciamientos como el de que «puede afirmarse por tanto, sin caer en deformación eurocéntrica alguna, que el Derecho Internacional contemporáneo tiene sus orígenes inmediatos en el proceso de desintegración de la Respublica christiana que culminó con el nacimiento de los Estados modernos» 2; «la exposición sistemática del Derecho de Gentes aparece por primera vez en la obra de Hugo Grocio» 3o «[Puffendorf, Wolff, Vattel...] son los que podrían denominarse los segundos clásicos, lo últimos entre los fundadores de nuestra disciplina» 4en boca de quienes han acometido, con el crédito inmaculado de ilustres internacionalistas, tal vez la única tentativa de exposición histórica sistemática de su disciplina, podría justificar el que rara vez se hayan aventurado los historiadores del derecho a transitar senderos ya desbrozados con otras técnicas de investigación. Traer a colación a Emmerich de Vattel deviene, pues, un doble desafío historiográfico, por inédito y por reivindicatorío.

El estudio reseñado, notable obra de contextualización doctrinal galardonado a la sazón con el Prix Dupin-Ane de la Chancellerie des Universités de París, se justifica en razón de una premisa metodológica pretendidamente apologética de la posición relativa de Emer de Vattel dentro de la Escuela de Derecho Natural y de Gentes. Jouannet pretende reubicar la, en sus palabras maltrecha, figura de Vattel, situándolo en el ápice de un ejercicio dialéctico intelectual transido por diversos ejes arguméntales -desde la teoría de la obligación jurídica hasta el aparejo metodológico de los embrionarios iuspubli-cistas europeos-. Desbaratar cualquier sombra de duda sobre el alegado carácter vulga-rizador de la obra vatteliana, desvanecer incertidumbres sobre el pretendido descabelloPage 739 -imputable a Vattel- a la industriosamente elaborada fundamentación racionalista del derecho de gentes, se convierte en punto de palanca argumentativo de la obra de Jouannet, instalando cabalmente la trascendencia de la contribución vatteliana en el más que merecido terreno de la historia de las ideas.

La mediación a la que hacíamos referencia opera por quienes Jouannet adjetiva como precursores, la heterogénea Escuela de Derecho Natural. Y la primera objeción estilística nos permitimos residenciarla en el denso diálogo, en ocasiones con varios interlocutores simultáneos, entre Vattel, los maestros y los discípulos de éstos. El lector no iniciado, a quien sin duda no va dirigida esta obra, encontrará ciertas dificultades en adivinar los movimientos de Jouannet, quien no duda en presentar a los mismos personajes en diferente orden a lo largo de toda la obra. De las diatribas doctrinales entre todos ellos habría, de ser ciertas las hipótesis de Jouannet, de resultar una exposición (intencionalmente) sistemática del cuerpo de derecho de gentes.

En cuanto a la disparidad en la proyección, escasean las exposiciones monográficas sobre el impacto relativo, sea en la academia que en la práctica...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS