Cumbre mundial sobre la Sociedad de la Información Ginebra 2003 - Túnez 2005

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

[Proyecto de Declaración de Principios

[NOTA - El texto íntegro del presente proyecto de Declaración está entre corchetes] A[B] Nuestra visión común de la sociedad de la información

1 [Nosotros, representantes de los pueblos del mundo, reunidos en Ginebra del 10 al 12 de diciembre de 2003 con motivo de la primera fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, declaramos nuestro deseo y compromiso comunes de construir una sociedad de la información centrada en la persona e incluyente en la que todos puedan crear, acceder, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para hacer que las personas, las comunidades y los pueblos puedan desarrollar su pleno potencial y mejorar la calidad de sus vidas de manera sostenible.] También reafirmamos que nos comprometemos a crear una sociedad de la información orientada al desarrollo, que contribuya a erradicar la pobreza y el hambre, y a lograr para todos un desarrollo social y económico equilibrado y global. B[A] Construir la sociedad de la información: un nuevo desafío mundial en el milenio que empieza

2 Nuestro desafío es encauzar el potencial de la sociedad de la información para promover las metas de la Declaración del Milenio y lograr así [el desarrollo para todos en] un mundo más pacífico, justo y próspero.

[Imaginamos esta sociedad de la información como una realización fundamentada en los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, caracterizada por el acceso universal a la información y la utilización de la información para la creación, la acumulación y la difusión de conocimiento. No habrá en esta Declaración nada que pueda ser considerado un impedimento, una restricción o una derogación de las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de ningún otro documento jurídico internacional o de las leyes nacionales.]

3 Reafirmamos la universalidad, indivisibilidad, interdependencia e interrelación de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales, [OPCIÓN A: incluyendo el derecho al desarrollo] y sus vínculos con los principios de una sociedad democrática, la buena gobernanza, el imperio del derecho en el plano nacional e internacional y el desarrollo sostenible [que son el sustento de la igualdad soberana de todos los Estados]. [OPCIÓN B: Nos comprometemos a que el derecho al desarrollo sea una realidad para todos y libere a toda la humanidad de la desposesión.] [La comunidad internacional debe abordar los derechos humanos de manera mundial, en pie de igualdad y con la misma importancia. Aunque debe tenerse en cuenta la relevancia de las particularidades nacionales y regionales y los diferentes contextos históricos, culturales y religiosos, el deber de los Estados es promover y proteger todos los derechos humanos y libertades fundamentales, con independencia de los sistemas políticos, económicos y culturales de sus países.]

[Nuestro desafío es encauzar el potencial de la tecnología de la información para erradicar la pobreza y el hambre extremos, convertir la educación primaria universal en un hecho, propiciar la igualdad de género y dar más capacidad a las mujeres, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud de las madres, luchar contra el HIV/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar condiciones medioambientales sostenibles y crear una cooperación mundial para el desarrollo que permita lograr un mundo más pacífico, justo y próspero.

[3bis La sociedad de la información, que debe basarse en valores éticos y morales y en los derechos humanos, tendría que ser un entorno en que se respete y promueva plenamente la dignidad humana. Habría que ofrecer las mejores condiciones posibles de protección y asistencia a la familia, que es la unidad natural y más fundamental de nuestra sociedad. La sociedad de la información crea un entorno en que se respetan y protegen sin discriminación alguna todas las soberanías nacionales y los distintos intereses religiosos, culturales, sociales y lingüísticos.]

4 [La comunicación es un proceso social fundamental, una necesidad humana básica y el fundamento de toda organización social. Es también indispensable para la sociedad de la información. Todas las personas y en todas partes deben tener la oportunidad de participar y no debería excluirse a nadie de las ventajas que ofrece la sociedad de la información. La libertad de expresión y la libertad de opinión, el derecho a buscar, recibir e impartir información e ideas sin limitaciones de fronteras [principios que se consagran en el Artículo 19 [y 29] de la Declaración Universal de Derechos Humanos] son la condición indispensable de la sociedad de la información.]

6 Reconocemos que la educación, el conocimiento, la información y la comunicación son esenciales para el progreso, la iniciativa y el bienestar de los seres humanos. Por otra parte, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen inmensas repercusiones en prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas. La capacidad de las TIC para reducir las consecuencias de muchos obstáculos tradicionales, especialmente los que suponen el tiempo y la distancia, hace posible, por primera vez en la historia, que el vasto potencial de estas tecnologías sea utilizado por millones de personas en todo el mundo y en beneficio de ellas.

[6bis También reconocemos que es un desafío ambicioso para todos nosotros optimizar el potencial de las TIC para emprender y promover el diálogo entre los pueblos [dentro y] entre las naciones y las civilizaciones, con el fin de acrecentar la productividad, generar el crecimiento económico y mejorar la calidad de la vida ‑en particular en favor de la mayoría de los habitantes del planeta que corre peligro de quedar rezagada y aún más marginalizada. Reiteramos nuestro compromiso para con la consecución del desarrollo sostenible y las metas de desarrollo de las Naciones Unidas, que figuran en la Declaración del Milenio y la Declaración de Johannesburgo y el Plan de Implementación conexo, así como en el Consenso de Monterrey y en otros documentos pertinentes de las Naciones Unidas.

Sabemos que la tecnología por sí sola no puede resolver ninguno de los problemas políticos y sociales. Por eso, las TIC se deberían considerar como un instrumento y no como un fin en sí mismas.]

7 Reconocemos que la construcción de una sociedad de la información incluyente requiere nuevas modalidades de solidaridad, asociación y cooperación entre todos nosotros ‑gobiernos, sector privado, sociedad civil y organizaciones internacionales‑ y ello tanto en el plano individual como colectivo. [Los voluntarios, que son una expresión de solidaridad en acción, en el Sur y en el Norte, constituyen un vasto e importante recurso para materializar una sociedad de la información incluyente.]

Nos comprometemos a traducir en hechos nuestra visión común de la sociedad de la información en nuestro propio beneficio y el de las generaciones futuras.

8 Reconocemos además que los jóvenes constituyen la fuerza de trabajo del futuro, son creadores de vanguardia de las TIC y figuran también entre los primeros que las adoptaron. En consecuencia, deben ser facultados como estudiantes, conceptores, contribuyentes, empresarios y formuladores de decisiones. Debemos concentrarnos especialmente en aquellos jóvenes que no han tenido aún la posibilidad de beneficiar plenamente de las oportunidades que brindan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS