Comentario al Artículo 234 del Código Penal - Capítulo I. De los hurtos - Título XIII. Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico - Libro II. Delitos y sus penas - Comentarios al Código Penal - Libros y Revistas - VLEX 59167550

Comentario al Artículo 234 del Código Penal

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
RESUMEN

Sujeto activo. Ánimo de lucro. La acción delictiva. El objeto del delito. Consentimiento del dueño. El error. Delito de resultado. Ausencia de violencia. Limitación económica del delito de hurto. Faltas convertidas en delito. Reforma.

EXTRACTO GRATUITO
Sujeto activo

El sujeto activo es indeterminado, incluso puede serlo el dueño de la cosa si hurta algo propio que por derecho está en posesión de otra persona o institución a título de préstamo o depósito, y sujeto pasivo puede ser cualquiera que tenga una relación jurídicamente protegida respecto de la cosa.

Ánimo de lucro

El ánimo de lucro equivale a un propósito de obtener provecho, que ha de ser eminentemente económico, visto desde la intención del agente, independientemente de que el beneficio recaiga definitivamente sobre él mismo o un tercero. El ánimo de lucro del hurto simple excluye el subtipo del art. 244 CP.

El ánimo de lucro se presume, salvo prueba en contrario y comprende el enriquecimiento patrimonial, así como toda idea de provecho (TS 2ª, Ss. 14 oct 1910, 7 mar y 4 oct 1935, 8 may 1940, 17 abr 1943, 22 may 1975, 7 abr 1978, 30 abr 1980, 19 y 21 oct 1981, 26 set 1983, 20 oct y 20 dic 1984, 20 jun 1985), incluyendo la ventaja o satisfacción meramente contemplativa, de liberalidad o de ulterior beneficencia (TS 2ª, Ss. 7 y 15 dic 1980, 19 y 21 oct 1981, 7 may y 28 set 1982, 27 feb 1984, 12 feb y 28 oct 1985, 29 ene 1986).

El tiempo que se posea la cosa es irrelevante (TS 2ª, Ss. 31 mar 1922, 13 mar 1930), así como ignorar quien sea el dueño (TS 2ª, S. 1 dic 1942).

La acción delictiva

La acción consiste en apropiarse, tomando, cogiendo, asiendo con la mano la cosa, sea directamente, sea a través de otra persona, inimputable o no, o sirviéndose de un animal o de medios mecánicos o químicos. El resultado es que la cosa hurtada queda fuera del patrimonio de su dueño. La expresión tomar es más amplia que sustraer o extraer, ya que basta con la disponibilidad ilegítima de la cosa que estaba en poder de otro, lo que introduce una seria confusión ya que el verbo tomar descarta la especificidad de la apropiación en tanto que enriquecimiento, que es lo típico del delito de hurto. Se puede tomar una cosa mueble por distintos motivos y no sólo con la intención de apropiarse de ella. Variando el verbo, que es el núcleo del tipo del injusto, ha variado la fisonomía del delito en el ordenamiento jurídico español.

El objeto del delito

El objeto del delito es una cosa mueble...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS