Capítulo V. El desempeño de roles

Autor:Luis Vicente Doncel Fernández
 
EXTRACTO GRATUITO

CAPÍTULO QUINTO

EL DESEMPEÑO DE ROLES

LUÍS VICENTE DONCEL FERNÁNDEZ

  1. INTRODUCCIÓN: ROLES Y PROFESIONES

    El origen de la teoría de los roles se debe a Rimel (1858-1928) quien la anticipa en su reflexión acerca de la estructura básica de desigualdades que es la propia sociedad: "La sociedad es un producto de elementos desiguales... Si consideramos la sociedad como un esquema puramente objetivo, aparécesenos cual ordenación de contenidos y actividades, relacionados unos con otros por el espacio, el tiempo, los valores, y en donde pude prescindirse de la personalidad que sustenta su dinamismo"(1). Aunque la sociedad sólo puede concebirse como creación de los individuos y no el producto de una voluntad constructiva, destaca Rimel que "pese a cuanto de irracional, imperfecto y condenable, desde un punto de vista valorativo, se encuentra en la sociedad histórica, su estructura fenomenológica -la suma y relación de las existencias y obras que cada elemento ofrece desde un punto de vista objetivo social- es una ordenación de elementos, cada uno de los cuales ocupa un puesto determinado; es una coordinación de funciones y centros funcionales, colmados de objetividad, de sentido social, aunque no siempre de valor. Aquí lo puramente personal, lo íntimamente productivo, los impulsos y reflejos del yo propiamente dicho, permanecen fuera de la consideración. O, dicho de otro modo: la vida de la sociedad transcurre -no psicológica, sino fenomenológicamente, desde el punto de vista exclusivo de sus contenidos sociales- como si cada elemento estuviese predeterminado para su puesto en el conjunto"(2). Como si estuviese predeterminado, pero sin estarlo, pues precisamente esa función de ubicación es propia de la socialización: "Mientras el individuo no realice o no encuentre realizado este a priori de su existencia social -la plena correlación de su ser individual con los círculos que le rodean; la necesidad de su vida personal interior para la vida del todo- no podrá decirse que esté socializado ni será la sociedad ese conjunto continuo de acciones recíprocas, que enuncia a su concepto"(3).

    Continúa Simmel con un análisis de la profesión, que es de gran interés para nuestro enfoque de los roles profesionales jurídicos, no sólo como una categoría profesional en empresas, sino -en su conjunto abstracto- como una auténtica profesión que configura tareas comunes a los que en ella se ubican, al margen de alguna más específica. Respecto a la profesión, con su carácter de función social, y de su relación con la persona, Simmel dejó escrito: "Esta relación se muestra particularmente acentuada en la categoría de la profesión. La antigüedad no conoció este concepto, en el sentido de la diferenciación personal y de la sociedad organizada por división del trabajo. Pero la idea que le sirve de base, la idea de que la actividad social efectiva es la expresión unívoca de la calidad interior, la idea de que el fondo permanente de la subjetividad encuentra su adjetivación práctica en las funciones sociales, esta idea fue patrimonio también de los antiguos. Sólo que esta relación se verificaba para los antiguos en un contenido uniforme. Su principio queda declarado en el dicho aristotélico de que unos por naturaleza están destinados a ser esclavos y otros a ser amos. Cuando el concepto obtiene una más fina elaboración, se descubre en él una estructura particular. De una parte, la sociedad crea y ofrece un "puesto", que, aunque diferente de los demás en contenido y límites, puede ser en principio ocupado por muchos, siendo por lo tanto algo, por decirlo así, anónimo. Pero de otra parte, pese a éste su carácter de generalidad, el puesto es ocupado por el individuo, en virtud de una "vocación" interior, de una cualificación que el individuo percibe como enteramente personal"(4).

    Y cuando vemos a otro no lo percibimos sino con la imagen que presenta en ese ámbito espacial y temporal en que coincidimos. La práctica nos lleva a formarnos imágenes con los fragmentos que los demás nos presentan, esto es un paso anterior a las posteriores acciones recíprocas entre individuos. Si concretamos en el ámbito profesional: "Dentro de un círculo ligado por la comunidad de profesión o de interés, cada miembro ve al otro, no de un modo puramente empírico, sino sobre el fundamento de un a priori que ese círculo impone a todos los que en él participan"(5). Más adelantes intentaremos exponer las peculiaridades de algunos roles jurídicos, que se desempeñan de acuerdo a los requerimientos propios de rol y, en gran medida, por encima de matices de personalidad.

  2. TEORÍA DE LOS ROLES

    Volviendo al concepto de rol, y abundando en lo dicho más arriba, hemos de estar de acuerdo con el profesor López Pintor en que los orígenes remotos de la teoría de los roles están en la obra de sociólogo alemán Simmel, más concretamente en su intento de explicar cómo es posible la sociedad: "cuando los individuos se relacionan entre sí no lo hacen en términos de su personalidad global o total, no implican todo su ser en cada una de las relaciones concretas en que se ven envueltos, sino que las relaciones tienen lugar a través de moldes parciales o preestablecidos, que permiten al individuo interpretar las acciones propias y las de los demás sin tener que referirlas a la intimidad última para que tales acciones cobren sentido"(6).

    Sin embargo, rol es un concepto que, junto a su contrapartida estatus, procede directamente de la antropología social; Ralph Linton reflexiona sobre dichos conceptos en los años 30, en su obra Estudio del hombre(7). Desde la perspectiva sociológica el desarrollo inicial de una teoría al respecto tendría lugar bajo el denominado estructural/funcionalismo -Parsons, Davis, Merton-. Para Parsons:-El estatus social y el papel social son partes esenciales de la estructura-(8). Puede decirse que rol y estatus mantienen entre sí con una relación similar a la que existe entre los conceptos de función y estructura. La aportación de Parsons es recogida por König, quien resalta la relación social que supone el desempeño del rol:-Se habla de la posición social del que actúa con respecto a otros actores en el sistema social-(9). La importancia del rol y el estatus para entender la conducta social del individuo es decisiva. En gran parte nos comportamos de acuerdo a lo que es adecuado a nuestra posición social. König lo explica así:-El individuo concreto está determinado por el estatus y el papel que desempeña en la sociedad que lo rodea-(10).

    La teoría de los roles también puede ser considerada como una entre las muchas subteorías del interaccionismo simbólico. Precisamente la metáfora básica que subyace a la teoría de los roles es la del teatro, ya Shakespeare expuso muy claramente la similitud entre la vida cotidiana y la representación teatral en su obra Como gustéis:-Todo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS