La nueva figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE)

RESUMEN

4.1. Concepto de Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente. 4.2. Régimen jurídico específico del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente. 4.2.1 Introducción. 4.2.2 Contrato. Regulación básica de la LETA y regulación de desarrollo del RD 197/2009. A) El Contrato. Regulación básica contenida en la LETA:. B) El Contrato. Regulación de desarrollo contenida en el RD 197/2009 de 23 de... (ver resumen completo)

ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Como hemos señalado, una de las novedades más destacadas de la nueva LETA es la creación de la figura del llamado Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (en adelante nos referiremos a él como TRADE ), el cual cuenta con un régimen jurídico específico, diferenciado del régimen general del resto de trabajadores autónomos, que se caracteriza por una mayor protección debido a la mayor vulnerabilidad del mismo. Se trata de una subfigura del autónomo, que viene a ocupar un lugar en la frontera entre el trabajador por cuenta ajena y el trabajador autónomo, si bien, tanto la regulación como la exposición de motivos de la LETA se encargan de recordar que en todo caso, se trata de un trabajador por cuenta propia.

Las especialidades de su régimen jurídico se exponen a continuación, no sin antes dedicar una especial atención a delimitación del concepto de TRADE por ser esta una de las cuestiones que más preocupan a la nueva Ley.

4.1. Concepto de Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

La definición del TRADE viene establecida de manera estricta en el art. 11 de la LETA, aportando para ello varios elementos, que se inician con una definición, según la cual, se considera como tales a las personas que:

...realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales

Ahora bien, a la anterior definición deben añadirse las siguientes CINCO condiciones que también debe reunir necesariamente el TRADE para ser considerado como tal. Dichas condiciones son:

  1. No tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena, ni contratar o subcontratar parte o toda su actividad con terceros.

  2. No ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.

  3. Disponer de infraestructura productiva y material propios, necesarios para el ejercicio de su actividad e independientes de los de su cliente, cuando en dicha actividad sean relevantes económicamente.

  4. Desarrollar la actividad bajo criterios organizativos propios, sin perjuicio de las indicaciones técnicas que pudiera recibir de su cliente.

  5. Percibir una contraprestación en función del resultado de su actividad, de acuerdo con lo pactado con el cliente, y asumiendo el riesgo y ventura de aquella.

Para finalizar con la delimitación del concepto de TRADE , la propia LETA señala que no tendrán en ningún caso dicha consideración, los titulares de establecimientos o locales comerciales e industriales, y de oficinas y despachos abiertos al público, ni tampoco los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en Derecho.

Debe tenerse en cuenta que por lo que respecta al requisito de que el TRADE perciba al menos el 75 % de de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales de un solo cliente, el reciente RD 197/2009 de 23 de febrero dictado en desarrollo del contrato de los TRADE , aporta los criterios que deben tomarse en consideración a fin determinar los ingresos computables a efectos del cumplimiento de dicho requisito, tal y como exponemos en el siguiente apartado.

4.2. Régimen jurídico específico del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente
4.2. 1 Introducción

Existen diversos aspectos de la LETA que la propia norma deja para un posterior desarrollo normativo. De entre todos ellos, quizás el que resultaba más urgente y también el más esperado, es el que tenía que ver con el TRADE y en concreto con la regulación de sus contratos y el registro de los mismos, ya que la absoluta novedad de la figura obligaba de una manera más urgente a dar respuesta a las nuevas situaciones. Debe tenerse en cuenta que la vigencia de la norma desde octubre de 2007, y por lo tanto, la posibilidad de que desde tal fecha se pudieran pretender acogerse a su régimen jurídico trabajadores autónomos con una relación preexistente -en los que concurrieran los requisitos del TRADE -, obligaba desde un principio a la Administración a hacer frente a ciertas necesidades, cuando menos, la de prever el adecuado encuadramiento de los TRADE en la Seguridad Social, y la de cumplir con su deber de Registro de los contratos firmados entre TRADE y sus clientes. La Disposición Final Quinta de la Ley 20/2007, concedía al Gobierno el plazo de un año, desde la entrada en vigor de la norma, para proceder a desarrollar reglamentariamente los Contratos de los TRADE . Pues bien, pese a realizarse con un cierto retraso, finalmente, el BOE de 4 de marzo de 2009 publica el Real Decreto 197/2009 de 23 de febrero por el que se desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo en materia de contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro y se crea el Registro Estatal de asociaciones profesionales de trabajadores autónomos, cuyo contenido, puesto en relación con la regulación básica de la LETA pasamos a exponer a continuación.

Debe señalarse en todo caso que durante el tiempo en que ha estado en vigor la LETA sin que existiera normativa reguladora ni del contrato del TRADE , ni del registro de tales contratos, fundamentalmente durante el año 2008, se dictaron dos Resoluciones -que por lo tanto carecían de valor normativo-, las cuales se encargaron de dar instrucciones para que la Administración pudiera hacer frente a los aspectos más urgentes de la gestión de dicha figura -encuadramiento y registro de contratos-. Los actos realizados al amparo de dichas Resoluciones aparecen expresamente convalidados en el Real Decreto recientemente dictado, si bien, con el deber de adaptación a la nueva regulación, según veremos a continuación.

4.2. 2 ContratoRegulación básica de la LETA y regulación de desarrollo del RD 197/2009
A) El ContratoRegulación básica contenida en la LETA:

Según la regulación básica contenida en la LETA, el contrato para la realización de la actividad del trabajador autónomo económicamente dependiente, entre este y su cliente, deberá formalizarse siempre por escrito, y además deberá ser registrado en una oficina pública al efecto. El modelo de contrato será regulado reglamentariamente, igual que el Registro público en el que deberán registrarse, previéndose el acceso de los representantes legales de los trabajadores a los datos de dicho Registro.

En cuanto a la duración del contrato, a falta de fijación de un tiempo o un servicio determinados, se presumirá que el contrato ha sido pactado por tiempo indefinido.

Dado que la condición de trabajador autónomo económicamente dependiente puede no ser conocida inicialmente por el cliente, la LETA impone al trabajador autónomo el deber de hacer constar en su contrato su condición de tal, debiendo tenerse en cuenta que dicha condición únicamente puede ostentarse respecto de un solo cliente. Por tal motivo, también se impone la obligación de poner en conocimiento del cliente cualquier variación que se produzca al respecto de su condición de TRADE , en los términos que luego veremos en la regulación de desarrollo.

En el supuesto de que un trabajador autónomo -no dependiente- que tenga suscritos contratos con varios clientes, pase a partir de un determinado momento, a reunir los requisitos para ser considerado TRADE con respecto a uno de sus clientes, se respetarán las condiciones que hasta la fecha tuviera pactadas hasta la finalización de la vigencia del contrato, salvo que ambas partes decidieran actualizar el contrato para someterlo a las nuevas condiciones que corresponden al TRADE .

En cuanto al contenido del contrato, este puede ser muy variado, ya que en él se pactaran las diferentes condiciones que deben regir la relación entre TRADE y cliente. El RD de desarrollo en la materia establece ciertos mínimos de contenido necesario o imprescindible, según veremos a continuación. En todo caso, de acuerdo con el sistema de fuentes expuesto más arriba, en lo no previsto en el contrato, serán de aplicación los acuerdos de interés profesional que puedan existir (ver apartado 3.2.). Debe tenerse en cuenta en todo caso, que se considerarán nulas las condiciones pactadas en contrato individual que resulten contrarias a las previsiones de un acuerdo de interés profesional, siempre que el TRADE sea afiliado de una de las asociaciones o sindicatos firmantes del referido acuerdo, y el mismo haya prestado su aceptación a la aplicación del acuerdo.

B) El ContratoRegulación de desarrollo contenida en el RD 197/2009 de 23 de febrero

La regulación contenida en el RD 197/2009 de 23 de febrero (en adelante RD de desarrollo), aborda diversas materias relevantes y perfila en algunos aspectos la definición del TRADE . A continuación pasamos a exponer los rasgos más destacados de dicha regulación.

Finalidad y objeto del contrato: El RD de desarrollo define el contrato del TRADE como aquel que celebre un trabajador autónomo económicamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS